NOTICIAS

El pasado domingo, en el marco de la Feria del libro de Huesca, recogimos el “Premio al Mejor Libro del Altoaragón 2019” por “Aitana y la abuela”, concedido por la Asociación de Librerías del Altoaragón.

No os podéis imaginar la ilusión que nos ha hecho que nos concedieran este premio justo cuando cumplimos cinco años. Y, sobre todo, con un cuento tan especial como este, escrito por Sandra Araguás con las retahílas, canciones y juegos tradicionales que le hacían a ella su madre y su abuela. Ella los recogió en esta entrañable historia para su hija y ahora muchas niñas y niños comparten momentos inolvidables en casa.

 

Queremos agradecer desde estas líneas el fantástico trabajo de ilustración de Rosa Mai que con su colorido y calidez ha conseguido que nos enamoremos de esta relación tan bonita entre nieta y abuela. También dar las gracias a los libreros por abrirnos las puertas y guardarnos siempre un sitio en sus estanterías. Y, por supuesto, a cada una de las familias que os lleváis a casa nuestros cuentos.

Os dejamos a continuación el comunicado de la Asociación de Librerías del Altoaragón.

“Aitana y la abuela” escrito por Sandra Araguás e ilustrado por Rosa Mai y publicado por Editorial Sin Cabeza obtiene el premio al “Libro altoaragonés del año 2019”, otorgado por la Asociación Provincial de Librerías de Huesca.

Los libreros y libreras altoaragoneses (durante la 36ª Feria del Libro de Huesca) quieren premiar un álbum ilustrado que refleja la complicidad entre una nieta y su abuela. Un libro con una narración infantil que incluye multitud de juegos, rimas y retahílas.
La Asociación Provincial de Librerías de Huesca quiere destacar de esta obra su cuidada edición, coordinada por Editorial Sin Cabeza (desde los textos, las ilustraciones hasta el papel y encuadernación).
Es un libro que ha sorprendido en las librerías. Muchas abuelas han querido compartirlo con sus nietas y nietos. Un relato que rezuma cariño. Unas ilustraciones llenas de dulzura. Un tacto que incita a la lectura.
Este año la elección ha sido complicada. Muchas publicaciones de calidad copaban los puestos más destacados del listado de finalistas. Es una muy buena noticia que el Alto Aragón se confirme como un territorio donde los profesionales del libro crean con gran éxito.
Son muchos los libros que se merecían este galardón: Carlos López Otín con “La vida en cuatro letras”, José Antonio Adell con “Gadea”, Sixto Marín con “Los pueblos recuperados en el Alto Aragón”, Juan Carlos Marco con “Díxame pesca con tú” José María Azpíroz con “Del espejismo de la revolución a la venganza de la victoria”, Saul Irigaray con “Chincharana”, Paulina Fariza con “Nanas cosquilleras”, Cristian Laglera con “Inventario de las ermitas de Huesca vol. 2 Ribagorza”, Leonor Lalanne con “Si tuvieras que elegir”, Luis Antonio Palacio con “El llanto del chacal”, José Miguel Navarro con “Diccionario: Signos, símbolos y personajes míticos y legendarios del Pirineo Aragonés”, Fracho Nagore con “Minutas en aragonés” u Óscar Latas con “El aragonés a principios del siglo XX”.
El premio al “Libro altoaragonés del año” se falla y entrega en la Feria del Libro de Huesca. El galardón se otorga a una obra, reconociendo así el trabajo de autores y editores en favor de la calidad en las publicaciones relacionadas de una u otra manera con nuestro territorio.
Han sido galardonados con este premio: “Ordesa” de Manuel Vilas (2018), “Siente” de Enrique Satué (2017), “El Castillo” de Luis Zueco (2016), “Regreso a tu piel” de Luz Gabás (2015) y “Mala semilla” de Carlos Garcés.